Aprovechamos la luz natural del día, usando la luz directa del sol. El mejor momento para tomar una fotografía es al amanecer y al atardecer, en esos breves momento cuando el sol no ha salido o se acaba de ocultar es cuando por medio de nuestras equipos de iluminación y modificadores de luz le damos vividéz a las imágenes e incluso en días nublados.